Algunos de los síntomas en la menopausia
Menopausia,Sintomas

¿Cuáles son los síntomas en la menopausia?

Muchos son los síntomas que se producen en la menopausia.

No en todas las mujeres son iguales.

Ni a todas las mujeres en menopausia se les presenta.

Pero es bueno conocer un poco cuales son los síntomas más comunes, para de este modo poder determinar mejor, si puede ser debido a alguna de las etapas del climaterio.

Porque dependiendo de cada etapa, se presentan unos u otros.

Quiere decir con esto, que hay síntomas en la menopausia a corto, medio y largo plazo.

               Corto plazo: sofocos, irritabilidad, tendencia a la obesidad, síntomas emocionales…

               Medio plazo: perdida de masa muscular, cambios en la piel y aparato genitourinario…

               Largo plazo: riesgo de osteoporosis y problemas cardiovasculares.

La duración de cada uno de ellos depende de muchos factores.

Pero si podemos decir de forma generalizada, que al inicio se presentan por ejemplo los famosos sofocos y a largo plazo la temida osteoporosis.

Aunque puede variar en cada mujer y/o etapa, iré nombrando los síntomas en la menopausia que se suelen presentar primero y así hasta los últimos en presentarse.

Sofocos, Calores o sudoraciones.

Es el síntoma más común de la menopausia. Sensación repentina de mucho calor, a veces muy intensa y que suele enrojecer la parte de la cara, cuello y escote. Se suele sentir varias veces en el día en las etapas más intensas. Aunque suele aparecer más en la noche. Puede durar entre 30 segundos a 10 minutos y normalmente le suele seguir una sensación de escalofrío.

Palpitaciones. Aceleración del corazón. Dolores de cabeza.

Normalmente está relacionado por ansiedad y estrés en esta etapa, es como si el corazón latiera demasiado rápido, suele presentarse en el pecho, garganta o cuello. Y los dolores de cabeza, cefaleas y migrañas se suelen presentar muy a menudo.

Cambios en el estado de ánimo.

Ya sabemos y somos experta, por nuestra regla, que los cambios hormonales cambian nuestro humor. En la menopausia la perdida de hormonas pueden causar irritabilidad, ansiedad, cansancio o tristeza. Y una reducción brusca de los niveles de estrógeno, junto a los diversos síntomas que se padecen, pueden contribuir a un mayor riesgo de padecer depresión.

Falta de concentración. Perdida de memoria.

El estrógeno está muy ligado al funcionamiento del cerebro femenino y es por ello que cuando este se ve afectado, podemos notar olvidos a corto plazo y dificultad para concentrarnos.

Insomnio.

Noches interminables en las que no puedes dormir o te despiertas continuamente. Va ligado a este cambio de estrógeno en nuestro cerebro que controla nuestro sueño, a parte de las sudoraciones nocturnas que nos desvelan. Es importante seguir unas pautas de higiene del sueño para evitar la fatiga y perdida de energía que provoca al día siguiente el no dormir bien.

Cambios en la piel. Sequedad, picor, falta de elasticidad…

El colágeno es el responsable de dar firmeza y belleza a nuestra piel y la perdida de este colágeno hace que esta se vuelva más fina y esto provoca a su vez sequedad y picazón.

Cambios en el pelo.

Nuestro cabello se debilita y pierde textura y densidad. Y aparece nuevo vello como en la barbilla, bigote, pecho o abdomen. Todo como siempre por el cambio hormonal producido.

Falta de libido.

Suele ser algo puntual, de hecho hay mujeres que le pasa todo lo contrario y es más debido a la apatía por las consecuencias de los síntomas que por el deseo en si.

Atrofia vaginal.

La piel de esta zona también se vuelve más fina y pierde elasticidad, esto provoca cambios en nuestra zona intima que afecta mucho a las relaciones sexuales.

Problemas de orina.

Los músculos de la vejiga pueden debilitarse y esto hace que tengamos perdidas de orina (incontinencia urinaria) sobre todo al toser, reír, correr, etc. Es conveniente ir al baño más a menudo para evitar retención y posibles infecciones de orina.

Aumento de peso.

El nivel de grasa corporal aumenta, sobre todo en la zona de la cintura y espalda baja debido a que el metabolismo se ralentiza.

Problemas cardiovasculares.

Cuando los niveles de estrógeno disminuyen, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Aumento de colesterol. Diabetes. Hipertensión.

Los estrógeno contribuyen a mantener las arterias limpias, a la perdida de estos, los niveles de colesterol en sangre aumentan. Hay que controlar el colesterol como la diabetes y la hipertensión para evitar los problemas cardiovasculares.

Osteoporosis.

La perdida de masa ósea se intensifica después de la menopausia por la perdida de hormonas y esto provoca la temida osteoporosis.

Hay que tener unos hábitos de vida saludables y no ya al llegar a menopausia, sino mucho antes, para cuando se llegue a esta etapa el cuerpo esté mejor preparado.

Una buena alimentación.

Ejercicio con regularidad.

Evita el tabaco.

Reduce al máximo bebidas excitantes y el alcohol.

Acude a revisiones médicas periódicas.

Vida laboral y social saludable.

Actitud positiva.

Y siéntete joven pasen los años que pasen.

Estas pautas saludables y muchas otras que puedes incorporar a tu día a día, hará que sobrelleves mucho mejor los síntomas que se puedan presentar en la menopausia.

Sonríe a la vida y a cada etapa que experimentas en ella.

Si necesitas comentar, puedes hacerlo por aquí para compartirlo con todos.