Icono del sitio Lola Marín mi blog personal

A partir de los 40 perderás peso si duermes más

Como controlar el peso durmiendo mas a partir de los 40

Como controlar el peso durmiendo mas a partir de los 40

Y ¿por qué a partir de los 40?, te estarás preguntando.

Y sobre todo ¿por qué y cómo durmiendo?!!!

Porque a partir de los 40, aproximadamente, aunque no de forma general, la mujer comienza con una mayor perdida de estrógenos.

Los cambios hormonales que ello conlleva y otros factores, hacen que a partir de los 40, el peso no se controle de igual modo.

Lo notamos rápidamente, en la ropa sobre todo, ¿verdad?

Y ya no solo es que cojamos peso, si no que si antes con un día que comías pocas calorías perdías kilos, ahora no.

O si hacías dieta una semana, bajabas kilos del tirón. Y ahora te puedes llevar un mes, y nada de nada.

De hecho comienzas con una dieta baja en calorías y nada, no bajas. 

La báscula sigue pesando igual.

La miras, te subes, te bajas, y dices esta báscula tiene que estar averiada porque no cambia de peso!!!!! 

Pues no, es que no bajas de peso…

Te he hablado anteriormente de la importancia de la alimentación y el ejercicio para controlar los síntomas de la menopausia, el peso y mejorar nuestro estado físico.

Pues bien, Si ves que pones peso y comes igual que antes y haces lo mismo que antes, está claro que hay que cambiarlo. Clic para tuitear

Ojo con las dietas sin control y ojo con un ejercicio no recomendado (aquí te dejo un enlace por si quieres algún consejo sobre nutrición y ejercicio)

Vale, ya se que es difícil, porque cuando dan ataques de ansiedad de azúcar, es complicado.

Pero se puede evitar de muchas maneras y hoy te voy a contar una que igual no te esperas.

Dormir más de lo que duermes

Si, como lo oyes, si duermes, si descansas lo necesario, tu cuerpo se regula y tu hambre y ansia de azúcar también.

Hay miles de artículos al respecto. Y numerosos estudios que así lo corroboran.

El insomnio y el estrés, son dos de las principales causas de no perder peso.

El estrés aumenta el cortisol y con ello aumenta el hambre y el ansia de dulce.

El insomnio aumenta la grelina, la hormona del hambre y disminuye la leptina, la hormona que sacia el hambre.

Seguro que te has quedado desvelada alguna que otra noche y de repente te ha entrado un hambre atroz que has desvalijado la despensa y el frigorífico.

Pues está claro, hay que dormir más

Y comer lo que vayamos a gastar, claro está.

Lo recomendable son unas 7 u 8 horas de sueño.

De este modo tu cuerpo se regula y al día siguiente controlarás mucho mejor tus ganas de comer.

Yo que he puesto unos kilitos, que ya he cambiado mi alimentación, he añadido ejercicio físico y estoy notando de forma progresiva la mejoría, tengo claro que voy a seguir esta recomendación.

Voy a forzarme para irme pronto a la cama, e intentar dormir mis 7 u 8 horas.

A ver si es verdad que pierdo más peso.

 

Que ya mismo está aquí la operación “””biquini”””

Salir de la versión móvil